Radio Yaravi

Argentina: Niño es abusado sexualmente y le destrozan intestinos

Su agresor aún continúa suelto y sus padres exigen justicia.
No se pudo cargar

La vida de Maxi era como la de cualquier niño hasta que un vecino lo violó. El menor había ido a jugar a la casa de su amigo pero su padre (Omar Alberto Verón) tenía otra intenciones con él, al verlo el hombre lo encerró en una habitación y prendió una máquina de cortar césped para que los gritos del menor no sean oídos.

El ultraje provocó que el pequeño cambie su manera de ser, pasó de ser extrovertido a tímido y además sus intestinos quedaron destrozados ya que era muy pequeño. A raíz de la vejación, el pequeño lleva una colostomía (una bolsa adherida a su cuerpo por donde expulsa sus heces).  

Según relató el menor, al llegar a casa tuvo que callar por un tiempo ya que el padre de su amigo lo amenazó con matarlo si contaba lo sucedido. Sin embargo, empezó a presentar problemas con su estómago y al ir al médico, el doctor certificó que su problema no era común.

Tras recorrer varios especialistas, un cirujano infantil ,concluyó en que el menor tenía desgarros en el ano y graves lesiones en los intestinos, compatibles con una violación. Apoyados en el informe, los médicos decidieron presentar la denuncia y motivaron a los padres a proporcionar más información a las autoridades.

Los padres del menor se encuentra desesperados ya que su hijo permanece internado y a la espera de ayuda para que las operaciones que tiene pendiente sean realizadas lo antes posible. Además el menor deberá seguir un largo tratamiento.

Violador continúa libre

Lo que más indigna a la familia es que el agresor de Maxi continúa libre. El menor ahora tiene 10 años pero la vejación ocurrió hace 3, en el barrio de Resistencia, en Argentina. Desde esa fecha, el hombre desapareció de su casa y de los lugares que frecuentaba.

Los padres lamentan que el pequeño no pueda comer por la boca y menos pensar en las golosinas o postres que suelen disfrutar los niños ya que tiene en su barriga una herida abierta de 10 a 15 centímetros, la misma que debe permanecer libre de bacterias. Mientras que Omar Alberto Verón, conocido como el Japo sigue libre.

LA REPÚBLICA

Coméntanos